27.3.07

Sin título 3


Y finalmente me rodeé de núbiles nínfulas de mi edad con las que coquetear.
En ellas encontré el placer de degustar,
de las caderas paralelas, de los omóplatos que convergen, de la sencillez de los pechos pequeños, de la retórica gastada de las bocas mal habladas, de los ojos sinceros de las almas no labradas.

El pasto de su pubis, alineando con sus pezones, trazaba la linea blanca que recorría su anatomía. Lamiendo las imperfecciones, dejándome embaucar por su piel tersa e intacta con mi tacto más fino. Contemplando su arrobamiento disimulado desde el prisma de un sabio, estremeciéndose, consumándolos todos como el primer acto.
No corras niño puberto, no adelantes acontecimientos, el placer de vivir reside en el momento.

4 comentarios:

Koba dijo...

Una duda...¿lo que luce orgullosamente el chaval es una daga o una chapa?

Salaverri dijo...

Una daga, las chapas se lucen en el ojal.

ego dijo...

solo tu podrias narrarlo asi convirtiendo fluidos diversos en pintura para tus cuadros, has fundado una nueva especie el Homo perversus...

Salaverri dijo...

¿En el fondo sabes que te idolatro?