6.3.07

Los golpes de cara duelen más, aprendo mejor.
Buscaba la evidencia y la encontré, no hay contratos para el amor.
Lamentos de guitarras, humo, hierva y sudor.
Una visión, una idea, una prueba, un retortijón.
Amistades que tropiezan con horizontes no compartidos, otras se enfrentan al verlo dividido.
Camino, la niebla comienza a disiparse y ya no he de hablar si no quiero.
Alguien que dice ser yo me espera al otro lado del hilo, yo tiro.
Los niños caprichosos de occidente ladran al sol jugando a la ruleta del placer.
Fuisteis atractivos cuando os divisé, ya cumplisteis vuestro papel.
Por fin es de nuevo mi momento, noria bipolar, momento de ascender.
Oh nuit, te desarmé, descansaré, benzodiacepinas en mi poder.

3 comentarios:

adivina quien soy... dijo...

muriendo como siempre...
vosotros los que convertis el arte de morir en la muerte del arte.
ahogandoos en vuestros equivocos silogismos, prisioneros de si mismos por volountad propia. convencidos de buscar felicidad sin descansar hasta encontrar sufrimiento.
Narcotizado, si narcotizado, alienado hasta que ves la vida sin sentirla, hasta que te conviertes en la nada para poder mirar al todo con el desprecio del que se sabe superior.
Y mientras tanto caes...

Salaverri dijo...

Me lo figuro, no lo mal interpretes.

Verónica dijo...

Soma. Mejor Soma.